9 Mitos sobre la reducción de grasas


“El desayuno no engorda, puedes comer lo que quieras”
El desayuno sin duda es la comida más importante del día ya que el cuerpo lleva horas sin ingerir ningún alimento. El desayuno debe ser equilibrado y que aporten nutrientes como hidratos de carbono de bajo índice glucémico, como Avena Qikely, proteínas, grasas, vitaminas y fibra entre otros. Si se ingieren nutrientes que no se necesitan estos se acumularan como grasa.  

 “Cuanto menos coma, más adelgazaré”
Si hacemos dietas demasiado restrictivas, al poco tiempo, nuestro metabolismo se adapta para poder sobrevivir y se volverá lento quemando menos calorías debido a que el organismo busca mantener reservas y ahorrar nutrientes que almacena en forma de grasa para sobrevivir.

“Cuando sudamos, adelgazamos”
Sudar es un mecanismo de refrigeración de nuestro organismo para mantener la temperatura, y cuando sudamos perdemos agua y sales minerales, como sodio. De nada sirve usar ropa no transpirable, fajas o bolsas de plástico para sudar más, porque no reducirás el porcentaje de grasa. Una vez consumas agua recuperaras el peso perdido.

“Los alimentos bajos en grasas no engordan”
Muchos alimentos etiquetados como bajos en grasa o “0%”, llevan azúcares añadidos y, por tanto, no son la mejor opción para reducir grasa.

“Los alimentos con hidratos de carbono engordan”
El exceso de carbohidratos se convierten en grasa sobrante, pero lo mismo sucede con las proteínas. Los alimentos ricos en carbohidratos proporcionan la energía que necesitamos para la actividad deportiva que realizaremos, o para recuperar los depósitos de glucógeno, energía que nuestro organismo almacena en los músculos e hígado, que se gastan durante el ejercicio.

“Las cenas engordan”
El aporte de nutrientes y alimento repartido durante el día aceleran nuestro metabolismo, y así mismo el gasto calórico. Concentrar el aporte calórico en pocas comidas lo hace disminuir. Es verdad que en la noche no es necesario un gran aporte de energía, ya que nuestra actividad cesa al ir a dormir, pero una cena equilibrada no tiene porqué contribuir a aumentar los depósitos grasos.

“Si hago una dieta rica en proteínas, adelgazaré más”
Cada persona tiene unas necesidades alimenticias concretas, pero es cierto que las dietas equilibradas son las más efectivas para reducir grasa a largo plazo porque integran todos los nutrientes que necesita nuestro organismo. Una dieta en la que se eliminen nutrientes, a la larga acaba provocando carencias


“Cuanto más ejercicio haga, más grasa reduciré”
El ejercicio por sí solo y sin un cambio en la alimentación, no generara mayores cambios en nuestro cuerpo. Es cierto que el ejercicio acelera el metabolismo y nos hace quemar más grasas, pero este debe ir de la mano de una alimentación balanceada.

Fuente:
Mitos sobre la reducción de grasas por Bárbara Munar, Mujeres Guerreras.
http://blogs.sportlife.es/mujeresguerreras/2015/04/14/mitos-sobre-la-reduccion-de-grasas/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Receta Qikely: Avena de Una noche Delicia de Mango